Armonía o contradicción

Siguiendo con mi visión organicista, con la que amenazaba en mi último post, debemos señalar para refutarla mi tesis, que las empresas que más años duran son aquellas que se comportan como “especies vivientes”. Compañías como la suiza Stora o como las japonesas Sumitono o Mtsui, creadas hace más de siete siglos, han sobrevivido porque se han comportado como seres vivos siendo sensibles a su contexto, han tenido un fuerte sentido de identidad corporativa, han sido tolerantes con las normas y prudentes desde el punto de vista financiero. El secreto de perpetuarse –según investigaciones desarrolladas por Royal Dutch Shell– es mantener la armonía con el mundo circundante, adaptándose permanentemente como lo hace un ente biológico.

La realidad es que la crisis nos ha demostrado que la mayoría de las empresas no están consiguiendo esa armonía con su entorno, porque no están gestionando adecuadamente los cambios que se están produciendo. En muchos casos siguen respondiendo con remedios viejos a nuevas patologías, sin adaptarse a los nuevos tiempos, lo que implica que no están aprendiendo aquello nuevo que sirve y olvidando lo viejo que ya no es útil. En general, parecen no comprender adecuadamente el mundo al que se enfrentan y esa incomprensión las hace incurrir en mensajes contradictorios, hacia dentro y hacia fuera.

Como ya señalaron Gosling y Mintzberg en su gran obra “Las cinco mentes de un directivo” (2004) se dice a los ejecutivos que sean globales y, a continuación, se les conmina a ser locales. Que colaboren, pero se les hace competir entre ellos para terminar evaluándoles por objeticos individuales. Que cambien, constantemente, y que mantengan el orden. Que alcancen los objetivos cada 15 días y que al mismo tiempo mimen a su personal. ¿Cómo se supone que puede una persona conciliar todo esto?”. La contradicción excede al ámbito interno de las empresas y se extiende a los mensajes que lanzan al exterior.

Sin comentarios | Leído 51 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *